Seleccionar página

Cuando degustamos una receta, no solo disfrutamos de los sabores, también de las texturas, los aromas, y las sensaciones que la gastronomía es capaz de evocar. Usar ingredientes con identidad propia y producidos a partir de una materia prima de calidad, hace que una preparación tenga personalidad. Gracias al cariño y cuidado de los cultivos, es posible conseguir la mejor aceituna de la variedad Arbequina para ofrecer a los comensales una muestra de Oro Líquido bajo el nombre Bíbelo Aceite.

Para llegar a la mesa, las aceitunas recorren un laborioso y delicado proceso antes de convertirse en aceite. Desde la recogida, selección, limpieza y molienda, hasta la conservación del producto final. Es un procedimiento lleno de detalles y matices que garantiza la excelencia del producto. Pero, realmente ¿qué sabes sobre la variedad Arbequina y el proceso que sigue antes de llegar a la botella de AOVE?

Del olivo a la botella

La Arbequina es una variedad de aceituna que originalmente se cultivaba sólo en Cataluña, pero que progresivamente ha conquistado las zonas de cultivo de otras regiones del país. La resistencia al frío, su reducido vigor y la rapidez con la que se puede producir, son algunas de las características de este olivo. Su extensión de plantación ha hecho que sea la variedad de aceituna más reclamada por los españoles.

Este tipo de aceitunas debe seguir uno proceso de recolección minucioso y preciso. El producto final, el AOVE de Arbequina, tiene un sabor bajo en amargor con notas frutales de manzana, plátano y almendras, y un inconfundible regusto ligeramente picante. Un verdadero deleite para el paladar.

La recolección

Por su tamaño, la recolección de la aceituna Arbequina requiere un proceso cuidadoso con la aceituna con la ayuda de maquinarías de vibración de alta tecnología. Así, se logra preservar todos los valores diferenciales de calidad de cada una de las aceitunas y, que respaldan el sabor característico del AOVE Bíbelo Aceite. Este procedimiento se lleva a cabo antes de que la aceituna haya madurado por completo, evitando que caiga al suelo sola. Este método de recolección es el preferido, por el cuidado total que permite tener sobre la materia prima.

La variedad Arbequina se recolecta aproximadamente entre los últimos días del otoño, y los primeros días del invierno, dependiendo de las condiciones climáticas. En cualquiera de los casos, es poco común que se recoja la producción entera puesto que es un producto delicado y no sería posible su conservación. Además, esta variedad de aceituna se produce en grandes cantidades y su ciclo de vida es corto.

Características del AOVE variedad Arbequina

  1. Sabor: el aceite de Arbequina tiene un sabor dulce a la vez que suave y con un ligero toque picante. Su fluidez y extraordinaria fragancia son puntos claves para su gran expansión comercial.
  2. Propiedades: el AOVE variedad Arbequina, es muy poco estable, siendo necesaria su conservación en depósitos de atmósfera controlada, con baja presión. Además, debe ser conservado en botellas de color oscuro u opacas para evitar que incida la luz del sol sobre el producto. Se conserva mejor en zonas de baja temperatura.
  3. Forma: la aceituna Arbequina es de forma simétrica y esférica. Su tamaño es medio-bajo. Aunque se encuentra entre las variedades de aceituna más pequeñas, no son las menores.
  4. Color de la piel: la oliva Arbequina pasa por dos fases de color muy bien diferenciadas. En la primera etapa, tiene un color amarillento o verdoso. Se sabe que la aceituna ha alcanzado la madurez cuando la piel presenta un color negro. Sin embargo, la recogida no se realiza cuando todas las aceitunas han alcanzado la madurez sino cuando un tercio de ellas han madurado. El motivo no es otro que la delicadeza de la Arbequina, ya que es muy fácil que se estropee, y mucho más si se recolecta todo el olivar.
  5. Pulpa: la Arbequina tiene una relación pulpa/hueso muy baja, sin embargo permite la extracción de más aceite en relación con otros tipos de olivas, debido a la gran cantidad de grasa que contiene.

Usos

El aceite de Arbequina tiene un sabor dulce y suave que lo hace peculiar y que destaca cuando se emplea en la cocina. Por sus características, el AOVE de variedad Arbequina puede ser utilizado en más elaboraciones que el resto de aceites de oliva con propiedades de sabor más duras:

  • La aceituna Arbequina se ha utilizado siempre, en las zonas de cultivo tradicional, como aceituna de mesa. Sin embargo, esto ha evolucionado por las características de esta oliva. Esta aceituna tiene, actualmente, un uso exclusivo para aceite.
  • Todos los usos en los que prime el sabor del AOVE variedad Arbequina serán buena opción. Su sabor dulce, suave y con toque frutales resulta delicioso al paladar. Por ejemplo, es ideal para preparar una mayonesa o alguna salsa suave y fina. La elaboración de mantequilla y los bizcochos son otros casos en los que este aceite es un ingrediente ideal.
  • La imposición del sabor de la Arbequina siempre será un acierto para las tostadas del desayuno. Además, esta es una de las formas más sencillas de introducir a los niños en el consumo de aceite de oliva.
  • El AOVE de Arbequina es uno de los aceites más exportados de España, ya que es uno de los más demandados por los consumidores. Este producto se encuentra en pleno auge comercial nacional. Poco a poco, el cultivo de Arbequina empieza a expandirse a lo largo del territorio nacional. El motivo de su alto índice de exportación es la localización de las plantaciones de Arbequina en solo algunos puntos del país.

Bíbelo Aceite es un AOVE con toque frutales, dulce, un ligero sabor picante, y suave al paladar. Su consumo es una experiencia gastronómica a la que asistir en el día a día, disfrutando así del sabor, color, aroma, y textura, que sólo puede ser conseguido con la elección de las mejores Arbequinas del olivar.