Seleccionar página

El Día mundial del corazón se celebra el 29 de septiembre. Se hace para concienciar a la población de los graves problemas que podemos sufrir si nuestro corazón estuviera dañado. Para ello, debemos dirigirnos a nuestro médico de cabecera para que nos lo diagnostique. Normalmente, este problema lo suelen tener las personas mayores. ¡Pero no hay que bajar la guardia porque lo podemos prevenir! Tenemos que cuidar de nuestra salud para no sufrir ningún mal… ¿cuántas personas se están quejando porque les duele cualquier parte del cuerpo? ¡No seas tú otro más!

Por tanto, ¿qué debemos hacer para prevenir el riesgo a sufrir un infarto o alguna enfermedad que afecta al órgano más importante de nuestro cuerpo? Pues a continuación le dejamos algunas recomendaciones para evitar que sufras algunos de estos males. Recuerda que… ¡tu salud es lo primero! ¡No lo dejes pasar porque pagarás las consecuencias en el futuro! ¡Evita los riesgos y cuídate!

1. Haz deporte. Da igual el tipo de ejercicio que decidas hacer. Caminar durante una hora, ir al gimnasio o practicar un deporte. Lo importante es hacerlo. Y no solo un día. Hay que ir practicándolo diariamente. Si hace tiempo que no haces nada y ahora decides comenzar a hacer actividades físicas, debes empezar a hacerlo poco a poco y constantemente. En unas semanas, tu cuerpo se habrá acostumbrado y lo harás de manera mecánica. ¡Deja atrás la pereza y ten fuerza de voluntad! El ejercicio es bueno para el corazón porque reduce los riesgos de desarrollar problemas cardíacos y enfermedades cardiovasculares. El corazón bombea más oxígeno cuando hacemos ejercicio, especialmente para las partes del cuerpo que estemos ejercitando. ¡Por muy poco que hagas será bueno para el corazón, para los músculos y para ti!

2. Dieta sana y equilibrada. No solo hay que hacer ejercicio para mejorar tu salud y la de tu corazón, también tenemos que hacer una dieta que nos aporte energía, proteínas y vitaminas. Por ello, aquellos alimentos que sean grasos debemos abandonarlos. Los pasteles, los dulces, los productos de los establecimientos de comida rápida, las carnes rojas o el embutido, entre otros, deberán ser restringidos para la pérdida de peso. En caso contrario, si estás delgado, tampoco abuses de estos productos porque, a la larga, puedes tener diabetes o colesterol. También deberías de reducir las cantidades de sal y azúcar para evitar enfermedades como la osteoporosis. Los alimentos más beneficiosos para el corazón son: los frutos secos; contienen un conjunto de proteínas, grasas saludables, vitaminas y minerales. Destacan las nueces porque pueden evitar la formación coágulos sanguíneos: el aceite de oliva virgen extra; es el aceite que mayor calidad y propiedades tiene, limita la formación del colesterol malo y mejora el sistema vascular: verduras y hortalizas; son necesarias porque mejoran la circulación, disminuye el colesterol y limpia la sangre: y el pescado azul; es bajo en grasa y previene las arritmias cardiacas. El más destacado es el salmón.

3. Deje de fumar. El tabaco es uno de los productos más dañinos para nuestro sistema cardiovascular y pulmonar. Además, las personas que comienzan a fumar dejan de lado el deporte. Tampoco es cierto que hacer ejercicio contrarresta a los cigarrillos que tomamos. Eso es un mito por la falta de información. El tabaco es perjudicial porque provoca enfermedades del corazón, enfermedad pulmonar, artritis reumatoide, degeneración macular, diabetes, osteoporosis y asma. En cambio, los beneficios que tiene dejar de formar son la reducción de los niveles monóxido de carbono en compensación con el aumento a niveles normales del nivel de oxígeno en sangre, los sentidos del gusto y el olfato comienzan a normalizarse a las cuarenta y ocho horas. Entre las dos primeras semanas y los tres primeros meses de dejarlo, mejora la circulación sanguínea, las heridas se curan antes y los pulmones trabajan mejor. También mejoran los sistemas relacionados como la tos, resfriados y ataques de asma. Otros beneficios para la salud son: menor riesgo de disfunción eréctil, los dientes, las encías y la piel se fortalecen, reducción de la posibilidad de esterilidad y menores riesgos en el embarazo ya que evitamos sufrir un parto adelantado, malformaciones, un aborto repentino o niños que han nacido con bajo peso. ¡Deje el tabaco! ¡Ya sabes cuáles son los problemas que acarrean seguir fumando! ¡Será una persona más sana y con más energía para vivir la vida! ¡Evitar el cáncer de pulmón y otros similares! ¡Lucha por una vida sana!

4. Relájate. El estrés no es bueno para el corazón. No nos referimos a que un día estés agobiado por algo sino cuando es algo prolongado en el tiempo. Por ejemplo: el estrés en el trabajo o en los estudios de manera durante mucho tiempo tiene consecuencias negativas en la salud como la apatía, la irritabilidad, la dificultad para la concentración, los cambios de humor, la depresión o el nerviosismo. Estos son los síntomas más comunes del estrés. ¿Qué hacer para evitarlo o para superarlo? ¡Es fácil! Algunos consejos son: hacer deporte: el deporte libera químicos que nos harán sentir bien, ser positivo: mantener una sonrisa y reír reduce las hormonas del estrés y aumenta las hormonas del colesterol bueno; meditar: ayuda a relajarnos. Dejamos la mente en blanco y nos dejamos llevar. ¿Has probado a hacer alguno de ellos? ¡Vamos porque te vas a sentir mejor en cuestión de minutos! Y libérate de los problemas.. ¡todo va a salir bien!

Ya que sabes todas estas recomendaciones que te hemos dejado… ¿por qué no te atreves a vivir mejor? ¡No cuesta nada! Son unos pasos para ser una persona saludable. Tu cuerpo te lo agradecerá. Tomar algún cigarro esporádicamente o cenar en un restaurante de comida rápida no vas a sufrir sus consecuencias. El problema se produce cuando convertimos algo eventual en habitual. ¡Vive la vida al máximo con estos sabios consejos! En el futuro lo agradecerás.